Seguidores

martes, 13 de septiembre de 2011

Brand new day.

Tengo el alma revolucionada y el cuerpo electrificado, pongamos que supero los voltios normales. Mañana se vuelve a la rutina a pesar de mis esfuerzos por detener el tiempo. El volver a madrugar se me atraganta y mi cama me mira con desprecio por el abandono que ve venir. Es tiempo de dejarse los vicios, y empezar a sanear este organismo. Solo de pensar en lo que me viene encima me duele la cabeza, ojala fueran ideas recién paridas y no estreses recién cogidos. Nuevos marrones que se vuelven negros, pero que ignoramos como el plastidecor blanco.
Estrenemos mochila, no para llevar libros si no para llevar buen rollo. Estrenemos sonrisas nuevas, con miradas diferentes y llenemos cada rincón antes de que sea un vacío. Vamos a vivir otro día más, cada día puede ser el último, y no malgastaremos el tiempo con lágrimas ni caras bajas.

3 comentarios:

  1. Pufff, en mi facultad las clases ya empezaron ayer... :S
    Pero me ha gustado este optimismo a pesar del cansancio que tengo jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Bonita entrada y canción.
    Cada día como si fuese el último, exacto.
    Un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  3. Eso, sobretodo optimismo¡ Creo que algo me has contagiado :) jajaj

    muakk

    ResponderEliminar