Seguidores

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Pido deseos soplando pestañas o velas.

[Todos podemos pedir un deseo al año al soplar las velas en nuestros cumpleaños, algunos pedimos más, con las pestañas, en las fuentes, al ver una estrella fugaz... y de vez en cuando, algunos se comparten. ¿ Y que pasa entonces, es tan bueno como esperabamos?¿Disfrutamos de nuestra felcidad o, nos damos cuenta de que tenemos una larga lista de deseos esperando a ser deseados?. No deseamos lo fácil, deseamos cosas importantes, cosas ambiciosas, fuera de nuestro alcance. Deseamos cosas porque necesitamos ayuda, tenemos miedo, y sabemos que quizá pedimos demasiado, pero seguimos teniendo deseos porque, a veces, se hacen realidad.]

La decisión de mandarlo todo a la mierda es la que mejor me parece. Dejaré los deseos para aquellos que esten preparados para recibir el golpe de la desilusión. Dejaré los deseos para cumpleaños o pestañas caidas y me dedicaré a centrarme en cosas posibles y reales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario