Seguidores

miércoles, 25 de agosto de 2010

Manzana


Como el humo del cigarro, solo sale, nunca vuelve a entrar. No podemos vovler hacía atrás, por eso nos cuesta tanto elegir. Mientras no haya elección todo són posibilidades.
Ahora mismo tengo tantas posibilidades, que no puedo dormir y culpo al calor. No puedo comer y culpo al apetito, no puedo nada más que pensar. Pienso en pedir... ¿Pero pedir...¡qué!?
Pediría venticuatro horas a tu lado en la que nos dé tiempo a todo menos a perder el tiempo.





Irme, cambiar de aires y pensar en mi. Quizás huyo de mi, quizás el miedo me puede o simplemente prefiero no elegir, dejarlo en posibilidades. Pero¿ y si la posibilidad que me queda es elegir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario